La noche de este martes, se confirmó lo que antes que nadie les dimos a conocer. Martha Erika Alonso y Eduardo Rivera, serán los candidatos de la coalición ´Por México al Frente´. La primera, esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle por la gubernatura y el segundo, -Rivera- , el ex perseguido político del morenovallismo,  en la búsqueda de la presidencia municipal de la cuarta ciudad más importante del país.

Fue la noche del 9 de enero pasado en este mismo espacio, cuando titulamos “Martha Erika y Eduardo Rivera, los candidatos del PAN. Muchos se cansaron de reír con esta versión, otros tantos nos tomaron en serio. Lo cierto es que esta será la pareja que busque que el grupo en el poder, siga otros seis años.

Este fue parte del texto que publicamos hace exactamente tres semanas:

“Después de semanas de intensas negociaciones con la cúpula panista encabezada por su virtual candidato presidencial Ricardo Anaya, y con la venia de la oligarquía en México, incluyendo Los Pinos, la tarde del pasado lunes ´ -8 de enero- se planchó´ lo que hasta hace muy poco lucía realmente imposible: Martha Erika Alonso y Eduardo Rivera Pérez, serán los candidatos del PAN a la gubernatura y la presidencia municipal de Puebla, respectivamente”.

“Atrás quedaron las viejas afrentas y odios. Atrás quedaron las amenazas y las denostaciones mutuas. Atrás quedaron los intereses particulares. Lo vital, dicen, era encontrar la conciliación al precio que fuera, incluso, con Rivera en la boleta.”

“Así como lo lee, está será la dupla que buscará que el panismo, mejor dicho el morenovallismo, busque seguir llevando las riendas de este estado en los próximos seis años, o más…”

“Fuentes cercanas a este reportero, confirman que la clave para este acuerdo político, fue la interlocución que llevó a cabo un connotado personaje: José Antonio Gali Fayad, sí, el mismísimo gobernador poblano, quien pudo tender los ´puentes fracturados´ entre Ricardo Anaya y el ex gobernador Rafael Moreno Valle”.

Esta parte, sin duda la más relevante del tema, fue confirmada tan solo 72 horas después del informe de labores del mandatario poblano, quien a través de sus redes sociales, ponderaba un encuentro con esos mismos personajes. Gali mandó un claro mensaje. Por él, solo por él, fue posible esta dupla.

“Ya lo decíamos en este mismo espacio, Moreno Valle no iba a ceder la plaza de Puebla por nada. Martha Erika, su esposa, tenía que estar contemplada en esta negociación con el panismo nacional”, remataba ya casi por último aquella columna.

En ese mismo espacio, hacíamos las siguientes interrogantes:

¿Qué papel jugará el PRI ante la nominación de esta dupla?…¿Moreno Valle afianzará su alianza con Meade?…¿Eduardo Rivera podrá tener la certeza plena de que no será traicionado?…¿Morena tendrá la capacidad de revertir el embate que ya se fragua desde Los Pinos y el Gobierno del Estado?…¿Doger aceptaría competir bajo este escenario?

Ciertamente a tres semanas de esa información que precisábamos, tengo que ser franco. Me sigo, al igual que muchos poblanos, haciendo las mismas preguntas.

Todo parece estar tan confuso y a la vez tan claro, que se presta para miles de hipótesis. Así es esta política aldeana, al menos en la última década.

Ahora se confirma. Lo inimaginable, como se los adelantamos, se concretó, Martha Erika Alonso de Moreno Valle y el príncipe de El Yunque –Eduardo Rivera- irán de la mano, juntitos, por el poder. Ver para creer.