El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) le dio 2 meses de plazo al Partido de la Revolución Democrática (PRD) para emitir su convocatoria para renovar su dirigencia nacional y estatal.

Durante la sesión privada de los magistrados, la resolución se emitió ante la petición de un militante del partido; que promovió un juicio ciudadano para iniciar el proceso de la renovación de los órganos directivos.

Desde el pasado 24 de agosto, la Sala Superior del TEPJF resolvió dicho juicio y ordenó que conforme la normatividad, se realizara la renovación de los órganos nacionales y estatales. Cabe descatar, que dichos órganos del PRD fueron omisos en su cumplimiento.

El PRD deberá organizar una elección interna para cambiar a Alejandra Barrales y a sus demás órganos de dirección y deseschó los argumentos del Comité Nacional perredista que se justificaba explicando que ésta dirigencia no está en posibilidades de realizar ésta renovación:

Ante la situación financiera del partido, el Tribunal especificó que: “son consecuencia de la conducta asumida por el partido, que vulneró lo establecido en su normativa, así como los plazos de ejecución, para la renovación de su dirigencia nacional, a fin de colocarse en una circunstancia que le permitiera aducir la supuesta imposibilidad”. 

Con dicho incumplimiento el PRD deberá resolver por unanimidad un plazo de 60 días naturales para que “realice los actos jurídicos a que haya lugar, de acuerdo con su normativa interna, a fin de renovar la dirigencia nacional y estatal partidista y que ésta rinda protesta e inicie sus funciones”.