Momentos de angustia están viviendo los trabajadores de dos tiendas departamentales del Centro Comercial Angelópolis, quienes se quedaron en sus puestos de trabajo, luego de que desalojaron a los clientes.

Los empleados de Liverpool y Palacio de Hierro, fueron los únicos que permanecieron en sus lugares por qué pensaban abrir sus puertas más tarde.

En este momento les han pedido subir a las azoteas de las respectivas tiendas, por seguridad, mientras que en el estacionamiento del centro comercial hay decenas de policías.

Cabe señalar que en los puentes cercanos hay gente que se está agrupando, en su mayoría jóvenes.