Fernando Fernández Font, director de la Universidad Iberoamericana Puebla, sostuvo que toda vez que el tejido social está gravemente lastimado, donde incluso ya resulta complicado cubrir o callar ante la espiral de violencia que se registra en la entidad, resulta urgente que las autoridades, tanto del Gobierno del estado, como el ayuntamiento capitalino, resuelvan de una vez por todas los problemas de inseguridad.

“Robos, asaltos, secuestros, feminicidios,  son asuntos que preocupan a los ciudadanos y que deben atender las autoridades, es una situación sumamente delicada”.

Calificó incluso como grave la situación de inseguridad que se vive en Puebla, y acusó que la autoridad municipal de la capital, y la administración estatal, han prometido por lo menos 10 estrategias para combatir el crimen, sin que hasta el momento arrojen algún tipo de resultado

Sostuvo que si bien la administración estatal de José Antonio Gali no es la responsable de esta espiral delictiva, toda vez que varios temas han sido heredados de pasadas administraciones, incluyendo por supuesto la de Rafael Moreno Valle, señaló que el propio mandatario poblano, debe implementar estrategias más claras y eficientes para el combate a la inseguridad.