De 12, sólo quedan 8, y el número se seguirá reduciendo hasta que el comisionado entregue el trofeo Vince Lombardi en Minneapolis el 4 de febrero.

En la siguiente ronda, los pesos pesados se incorporan a la pelea ya que el descanso se ha terminado y ahora fungirán como locales ante las franquicias que se impusieron en la Ronda de Comodines.

Los que juegan en casa suelen tener buenos números en esta ronda ya que en los últimos seis años tienen marca de 18-6, pero el año pasado dos visitantes dieron la ‘sorpresa’ –Green Bay en Dallas y Pittsburgh en Kansas City, así que cualquier cosa puede ocurrir, como lo sugiere ESPN.

Tomando eso en cuenta, le damos un vistazo a la ronda divisional y cuál es la principal interrogante para los ocho equipos que quedan.

AFC

Jacksonville Jaguars: ¿Cuánto tiempo más pueden seguir con Blake Bortles?

El mariscal de campo salvó su día con 88 yardas por la vía terrestre en la victoria 10-3 ante los Buffalo Bills, pero llama la atención cuando uno analiza las estadísticas y se da cuenta que tuvo más yardas por tierra que por aire (87). Viendo el juego, era claro que los Jaguars no estaban cómodos al pedirle a Bortles que intentar algo que pudiera acabar con una entrega y se aferraron a lo que podía hacer la defensiva. Pese a que vencieron 30-9 a los Steelers en Pittsburgh en la Semana 5, también hay que recordar que dos de sus anotaciones fueron obra de intercepciones devueltas a las diagonales y el rival todavía no tomaba ritmo a la ofensiva. Sí, Jacksonville sabe jugar a la defensiva y es normal esperar que Ben Roethlisberger, Le’Veon Bell y Antonio Brown no tengan su mejor día, pero tampoco sorprende si asumimos que anotarán más puntos que los Bills (3) o los mismos nueve que consiguieron en la Semana 5. ¿Podrán los Jaguars manufacturar la suficiente ofensiva para superar a una escuadra descansada?

New England Patriots: ¿Todos están bien en Foxborough?

Para ser un equipo que descansaba, los Patriots estuvieron en todas las primeras planas gracias a la historia de Seth Wickersham sobre la tensión entre el mariscal de campo Tom Brady, el entrenador en jefe Bill Belichick y el dueño Robert Kraft. Con otras franquicias, este tipo de controversia generaría dudas sobre la habilidad para lidiar con ellas y aún así brindar una buena actuación en los playoffs, pero estamos hablando de los Patriots, así que pueden esperar que Belichick convierta esto en una motivación y de desquiten con los Titans. Pero si la tensión afecta su preparación o actuación, entonces realmente sabremos que algo está ocurriendo.

Pittsburgh Steelers: ¿Estarán al tope de sus capacidades?

Los Steelers han aprendido la lección de lo que les ha ocurrido en sus últimas incursiones a la postemporada con las lesiones de Roethlisberger, Bell y Brown que este año optaron por desactivar al mariscal de campo y al corredor en el último juego de la temporada aunque todavía tenían la oportunidad de buscar el primer lugar de la Conferencia. La prioridad era llegar a esta semana con todos los muchachos sanos y, hasta ahorita, han cumplido. La única duda en las “Killer B’s” es Brown, quien volverá de una lesión en la pantorrilla.

Tennessee Titans: ¿Podrá Derrick Henry repetir su actuación?

Asumiendo que será otra semana sin el corredor DeMarco Murray, los Titans tendrán que volver a confiar en Henry, quien tuvo 114 yardas en la segunda mitad ante los Chiefs, promediando 3.8 yardas después del primer contacto. Enfrentará a una defensiva que estuvo a media tabla a la hora de contener la carrera, pero es difícil imaginar un panorama en el que puedan tener una desventaja de 18 puntos ante los Patriots y salir avantes. Ahora deberá brillar en el primer y el segundo cuarto para darles una oportunidad, controlar el partido y robarse el partido de Foxborough.


NFC

Atlanta Falcons: ¿La defensiva podrá mantener su nivel?

En las últimas ocho semanas de la temporada regular, solo cuatro equipos (los Patriots, Vikings, Chargers y Eagles) permitieron menos puntos por juego que los Falcons (17.88). Atlanta mejoró ese promedio en el duelo de comodines en el que permitieron 13 puntos a una ofensiva de los Rams que promedió 29.88 puntos, la mejor de la liga en la temporada regular. Philadelphia fue el tercer lugar de la NFL en puntos anotados, y por lo tanto, son otra prueba potencialmente dura. Obviamente, ayuda cuando tienes 37 minutos, 35 segundos de posesión en ofensiva, como lo hizo Atlanta el sábado, pero mientras que la ofensiva de los Falcons no parece tan explosiva como lo fue a esta altura el año pasado, pueden ganar con el control del reloj y manteniendo al rival fuera de la zona de anotación.

Minnesota Vikings: ¿Son el mejor equipo de la Conferencia?

Tienen una defensiva sofocante, receptores de alto nivel, un ataque terrestre versátil y un mariscal de campo jugando a su mejor nivel. Sí, ese mariscal de campo es Case Keenum, y no es alguien a quien asocias con los grandes de la posición, pero esta no es una racha de tres semanas. Keenum ha sido uno de los mejores mariscales de campo de la liga este año, y suponiendo que se mantenga, los Vikings podrían ser el equipo más completo en la NFC. Sólo les faltan dos victorias para convertirse en el primer equipo que juega un Super Bowl en casa.

New Orleans Saints: ¿Correrán o pasarán? ¿Acaso eso importa?

Fueron quintos en la NFL en yardas terrestres por juego y quinto en yardas aéreas por partido en la temporada regular. Carolina parecía estar enfocado en Mark Ingram y Alvin Kamara, y Drew Brees respondió triturándolos con 376 yardas por aire mientras que Ingram y Kamara se combinaron para 45. Minnesota tiene la mejor defensiva de la liga, pero no es como si la defensiva de Carolina fuera algo fácil. Los Saints son tan versátiles y equilibrados como cualquier ofensiva que hayamos visto en mucho tiempo, y serán difíciles de vencer.

Philadelphia Eagles: ¿Son los suficientemente buenos para superar el problema de su mariscal de campo?

El problema del mariscal de campo es, por supuesto, la lesión que sufrió el titular Carson Wentz en la Semana 14. Nick Foles tuvo cuatro pases de touchdown en su primer juego en lugar de Wentz, pero Foles y la ofensiva lucieron mal en los últimos dos juegos, y existe una preocupación legítima sobre si la ofensiva puede lograrlo sin Wentz. Los Eagles deberían apoyarse en su juego terrestre, su muy buena línea ofensiva y su frente defensivo para ganar uno o dos partidos en casa, pero no parecen ser el monstruo aterrador que eran cuando Wentz estaba sano.

(Con información de ESPN)