La Universidad de las Américas Puebla llevó a cabo la instauración de la Cátedra UNESCO en Riesgos Hidrometeorológicos con el desarrollo de una conferencia magistral a cargo del Mtro. Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y la firma del convenio entre la UDLAP y la CONAGUA.

Durante la ceremonia inaugural, el Dr. Polioptro Martínez Austria, director de la Cátedra UNESCO-UDLAP en Riesgos Hidrometeorológicos, dio a conocer que el otorgamiento de esta cátedra es una distinción para la Universidad de las Américas Puebla, ya que sólo se confiere como sede a universidades y grupos académicos con reconocimiento internacional. “El prestigio internacional de la UDLAP y su condición de universidad en los más altos niveles en los rankings nacionales y globales sin duda han sido un factor muy importante. En nuestro caso se refiere en particular al liderazgo internacional del grupo de investigadores de la institución”, afirmó.

Asimismo, el también académico del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de las Américas Puebla, comentó que la relevancia de los fenómenos extremos objeto de estudio de esta cátedra. “México se encuentra en el octavo lugar mundial en los países más afectados por estos desastres; en esta década le afectaron 64 desastres naturales de los cuales la mayoría estuvieron relacionados con el clima extremo y con pérdidas estimadas en 26 mil millones de dólares”, informó.

Las actividades de la Cátedra UNESCO en Riesgos Hidrometeorológicos, con sede en la UDLAP, inició con la conferencia magistral a cargo del Mtro. Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) quien en su ponencia titulada “México ante los riesgos Hidrometeorológicos” dio a conocer cuál es el status del tema de los fenómenos meteorológicos en México, cómo se manejan y qué se está haciendo para enfrentarlos. “Algunas acciones de prevención en México son: modernización del sistema meteorológico a nivel nacional, cambio de programas y políticas, realización de obras para la protección a centros de población, y fomentar una nueva cultura de conciencia del cuidado del agua”, explicó.