México se ubica entre los primeros cinco países del mundo con mayor índice de homicidios contra niñas y mujeres.

El 18 de Junio fue encontrado el cadáver de Patricia Verónica Rosales García, de 27 años de edad, en un predio de Chachapa, una junta auxiliar municipal perteneciente al municipio de Amozoc de Mota, un municipio conurbado del estado de Puebla.

De acuerdo al reporte del Servicio Médico Forense, Patricia fue estrangulada con una cadena. La última vez que supieron de ella fue el viernes por la noche cuando salió con su novio.

Ya se ha declarado la Alerta por Violencia de Género en seis entidades federativas: Estado de México, Morelos, Michoacán, Chiapas, Nuevo León y Veracruz. Sin embargo aún está en trámite la solicitud para que dicha alerta se aplique también en Puebla.

El caso de Patricia se une a la lista de 52 feminicidios impunes en Puebla. Es lamentable como estos titulares parecieran convertirse en algo común para leer en las noticias. Pero lo más deplorable de estas muertes violentas es que han sido crímenes perpetrados por las parejas, novios, amigos, esposos e incluso sus propios hijos de las vícitmas, en sus propios hogares.

Esto ha generado una ola de indignación en el estado, sobre todo por la inacción gubernamental para esclarecer los feminicidios.

Defensoras de los derechos humanos y activistas feministas manifestaron esta inconformidad el pasado 5 de Mayo durante el acto cívico que conmemoró el 155° Aniversario de la Batalla de Puebla.

Durante el desfile gritaron consignas como “Ni una más, ni una más, ni una asesinada más”, “Porque vivas se las llevaron, vivas las queremos”, “Fue el marido, fue el patrón, fue el estado represor”, “Amiga, hermana, si te pega no te ama” y aprovecharon para repartir volantes informativos a los asistentes.

Manifestación en contra de los feminicidios, el 5 de Mayo de 2017.

Durante el mes de Abril la Fiscalía General del Estado sólo reconoció 13 asesinatos de mujeres, cuando  ese mes la cifra ya superaba los 16 feminicidios. Y si bien se han reportado detenidos, no se han hecho públicos las sentencias por ninguno de estos crímenes.