El gobernador de Puebla, José Antonio Gali Fayad, dio a conocer que pese a los daños que sufrieron en su infraestructura, los cuales incluso podrían calificarse como graves, los hospitales generales de Izúcar de Matamoros y Atlixco, no serán demolidos, requiriendo únicamente de repellado.

Al hablar sobre el estado que guarda la red de hospitales, luego del sismo que sacudió al menos a seis estados del país el pasado 19 de septiembre, el mandatario sostuvo que un total de 25 nosocomios como centros de salud y unidades médicas presentaron daños como caída de plafones o daños en las fachadas.

También dio a conocer que sólo los internos de los penales de Izúcar de Matamoros y de Atlixco fueron trasladados a otros centros penitenciarios como el de San Miguel en esta ciudad.

Cabe citar que en total fueron 342 internos, quienes tienen todas las atenciones en cuanto a comida, servicios, incluso la visita de sus familiares.