El legislador federal de Morena, Alejandro Armenta Mier, acudió a la Fiscalía General del Estado (FGE) a exigir se le informe sobre la investigación que presuntamente le realizan por corrupción en 2007 -cuando fue funcionario estatal en el sexenio de Mario Marín Torres-, y en donde además aseguró ser víctima de persecución política por parte del sistema de gobierno en Puebla encabezada por el ex mandatario Rafael Moreno Valle.

En las propias instalaciones de la Fiscalía, el legislador federal de Morena se deslindó nuevamente del presunto fraude por más de 9 millones de pesos del que se le hace responsable cuando era titular de la Secretaría de Desarrollo Social en 2007, en daño a los damnificados por el huracán “Dean”.

Sin embargo, en descargo de su defensa, el ex priista justificó que su cargo concluyó el 17 de marzo de 2008, mientras que la imputación es del 20 de noviembre del mismo año, por lo que al no coincidir las fechas pidió a las autoridades correspondientes que investiguen quien está detrás de estas acusaciones, aunque también evitó hacer algún señalamiento a su sucesor en la dependencia, el cual recayó en la persona de Javier López Zavala.

Luego de la entrega de su oficio en la FGE, reiteró que en su calidad de ciudadano se presentó para conocer de la denuncia por corrupción y desvío de recursos federales etiquetados para apoyar a las familias  damnificadas del huracán “Dean”, sin embargo le dieron la sorpresa pues le tenía la autoridad estatal  preparado un citatorio que le entregó en ese momento en que se le acusa por abuso de autoridad y los que resulten.

Detalló que esta misma denuncia la hizo la ciudadana Perla Lizeth Torres López en su carácter de delegada de la contraloría en la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Reordenamiento Territorial por la adjudicación directa en favor de María Gudelia López Aguilar quien no cumplía con los requisitos para dar cumplimiento a la compra-venta de acciones.