Miguel Ángel Arroyo

Si bien no estará en la orden del día del próximo miércoles, durante la celebración del Consejo Político del PRI, la definición del método para la elección del candidato de la Presidencia de la República y por ende de los abanderados a gobernadores, incluyendo a Puebla, éste ya está definido y no es precisamente la consulta a la base.

Los sismos que sacudieron al país el 7 y de 19 de septiembre, el desgaste propio que conlleva el promover elecciones internas y el hecho que esté definido que José Antonio Meade, arribará a las boletas como candidato de unidad, ponen un freno a las aspiraciones de Juan Carlos Lastiri, en su sueño por intentar llegar a Casa Puebla.

Sí, la intención que el candidato del PRI fuera por el amañado método de consulta a la base, puede descartarla, por lo que las opciones del funcionario de la Sedatu, han sido hechas polvo, a menos que desde el CEN, o mejor dicho desde Los Pinos, se consolide la negociación con el grupo en el poder en Puebla, y determinen que el propio Lastiri “es la mejor opción”.

La baraja del PRI en Puebla, ahora mismo se reduce a dos cartas: Jorge Estefan Chidiac, actual presidente del Comité Directivo Estatal y poderoso presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la LXIII Legislatura. Ah, y personaje muy ligado al propio Meade.

La otra carta, no hay dudas. Enrique Doger Guerrero, actual delegado del IMSS, quien hoy más que nunca, sabe que puede ver cumplido un largo, largo anhelo.

Sin embargo, éste personaje –Doger- es el perfil que  menos quiere el Morenogalicismo.¿Se imaginan a Doger y Armenta en la misma boleta?…rudos puros.

Solo es cuestión de darle formalidad al asunto para que el actual secretario de Hacienda, formalice su arribo a la candidatura del PRI y desde Los Pinos, inicie la maquinaria para alcanzar algo que al menos por ahora parece imposible, quitarle el triunfo en el 2018 a Andrés Manuel López Obrador.

En este mes, -octubre-ante el INE se habrá de definir el método de selección y las posibles alianzas. Diciembre será el mes que el PRI tendrá candidato a la Presidencia de la República. Y enero será el mes en que destapen a su candidato a gobernador en Puebla y créame, ese no será Lastiri, pese a su descarada promoción.