Para el gobernador Rafael Moreno Valle, el alza al precio de los combustibles representa una pésima señal para los mercados para el inicio del año, dado que ello dará paso a una escalada inflacionaria en los productos y servicios y que lejos de un tema de orden político, se traduce en una situación preocupante.

Precisó que como economista, ha podido apreciar la tasa inflacionaria más alta en los últimos años, con lo que el aumento a los combustibles impactará más porque todo se mueve y se transporta con el uso de hidrocarburos.

“Si hay algún aumento que puede impactar en la inflación, prácticamente en todos los productos, es la gasolina, porque finalmente se tendrá que transportar el producto desde el sector agropecuario hasta la medicina y eso implicará necesariamente un aumento, sin dejar de considerar la preocupación que genera la alza en la deuda pública, el cual ya rebasó el 50 por ciento del Producto Interno Bruto”, subrayó.

Advirtió que habrá un alza en las tasas de interés bancarias, por lo que tendrán que subir los rendimientos que ofrece el gobierno mexicano a los inversionistas que tengan su papel.

Además, Moreno Valle anticipó que habrá otra serie de efectos negativos con estos incrementos, como es el hecho de aquellas personas que tengan una hipoteca o una deuda de coche, o de otra naturaleza, así como su impacto en  estados y municipios que tengan deuda bancaria, problema que también se presentará con las empresas.