Las manifestaciones y el descontento social por los aumentos de los combustibles en Puebla no se hicieron esperar, pues la tarde de este lunes, grupos de pobladores y asociaciones civiles y organizaciones de transportistas, se apostaron en la caseta de Amozoc para exigir al Gobierno federal un alto a los “gasolinazos”, mismo pronunciamiento que se hizo prácticamente al unísono en las afueras de Palacio Municipal.

Así, desde grupos de transportistas cerraron el paso en dos carriles de la autopista Orizaba-Puebla, en el kilómetro 165, a la altura del municipio de Acatzingo en sentido a Puebla, donde protestaron por el aumento a las gasolinas, la protesta llegó hasta la planta automotriz de la VW.

Por otra parte, un grupo de ciudadanos, compuesto por un contingente no mayor a las 50 persona, se manifestaron en las afueras del Palacio Municipal, con el mismo razonamiento, y en donde Anette Jiménez, convocó a una nueva marcha que dará inicio a las 10 de la mañana el próximo sábado en el zócalo de la ciudad de Puebla, misma convocatoria que se ha hecho extensiva en todos los estados de la República, empezando por la Ciudad de México.

“Están convocados todos los ciudadanos, no somos gente revoltosa, somos civiles que trabajamos y queremos un México mejor, queremos que ya pare la corrupción que aqueja al país, tenemos los recursos, tenemos el dinero, pero el gobierno se lo sigue robando en nuestras narices, ya basta”, acusó.

Sostuvo que cada año la población es presa de estos abusos de la autoridad a través de la aplicación de más impuestos que afectan la economía del pueblo mexicano y confió en que el sábado se sumen más personas a estos manifiestos y se haga oír esta voz de inconformidad