En los próximos 14 años, México no dejará de depender de las importaciones de petrolíferos para poder abastecer la demanda doméstica.

De acuerdo con la Prospectiva de la Secretaría de Energía, con la implementación de la Reforma Energética se prevé que Pemex lleve a cabo trabajos de adecuación y mantenimiento en los complejos refinadores, así como la construcción de infraestructura adicional.

Indica que esa nueva tecnología permitirá incorporar 242 mil barriles por día de “nueva capacidad” hacia 2026.