El inglés Lewis Hamilton (Mercedes) se proclamó campeón mundial de Fórmula Uno, por cuarta vez, este domingo, al acabar noveno el Gran Premio de México, que ganó el holandés Max Verstappen (Red Bull) y en el que el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) fue cuarto.

A Hamilton le bastaba ser quinto; o acabar noveno, siempre y cuando el alemán -al que no le valía un tercer puesto en ningún caso- no ganase una carrera en la que ambos se tocaron en la primera vuelta, pararon a reparar los desperfectos de sus monoplazas; y descendieron hasta los puestos traseros de parrilla, desde donde afrontaron el resto de la prueba.

Un eufórico Hamilton se entregó al público mexicano inmediatamente al bajar el auto: “¡Viva México!”, dijo en español.

“Los fans de México son los mejores”, dijo al presentador de la Fórmula Uno que intentaba entrevistarlo, tanto para la televisión como para los parlantes en el Hermanos Rodríguez.

El piloto abrazó a los integrantes de su equipo y se echó a correr por la pista para saludar a los fanáticos mexicanos.

(Con información de EFE y BBC)