-MIGUEL ÁNGEL ARROYO

Mientras la capital poblana se cae a pedazos por la inseguridad, la cual alcanza tanto a ricos como a pobres, la voraz encomienda de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, por quitar placas a las unidades que se estacionan en el Centro Histórico y otros puntos de la ciudad, no tiene pierde y mucho menos llenadero y seguir así engordando las arcas municipales.

Ahora son los propietarios de los comercios de la avenida 8 Oriente-Poniente, quienes piden al ayuntamiento de Luis Banck, muestre al menos un poco de sensibilidad, pues los elementos de tránsito, han establecido prácticamente una base en esa arteria vial para quitar placas y más placas de aquellos clientes que osan estacionar sus vehículos, abuso que de manera automática, corre a los compradores de toda esa zona.

El malestar del comercio establecido es notorio, pues apenas medio se han podido zafar de la presencia del ambulantaje en esa zona, cuando ahora tienen que enfrentar la voracidad de los agentes de tránsito, quienes en busca de su diezmo, con papeleta y desarmador en mano, recorren toda esa calle para aplicar infracciones a diestra y siniestra.

Los conductores, los comerciantes y la propia sociedad, se hacen la misma pregunta: ¿éstos elementos en lugar de estar recolectando dinero y más dinero, no deberían estar mejor patrullando los puntos críticos de la ciudad para inhibir al menos la delincuencia y la violencia que han hecho rehén a la ciudad y los poblanos?

La misma tarea se registra en la avenida 5 Oriente-Poniente, concretamente enfrente del Hospital Upaep, donde los elementos de tránsito “no dejan títere con cabeza” y aplican infracciones al por mayor, a pesar de que la banderola de “No Estacionarse”, prácticamente está a una distancia de 100 metros del propio nosocomio,

En la zona de la CAPU, el atraco es el mismo, concretamente enfrente de “La Pedrera”, pues a pesar de que no hay banderola de “No Estacionarse”, estos pillos con uniforme quitan placas al por mayor a los conductores que inocentemente estacionan sus vehículos en esta arteria vial, la cual por cierto, es muy concurrida.

La gente créame, está harta de estas autoridades municipales que tenemos, encabezadas por el “Invento Banck”, de quien queda claro, que todo le importa, menos el bienestar y la tranquilidad de los poblanos.