-ALEJANDRO ESPINOZA

 «No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo».

Voltaire (1694-1778). Filósofo francés.

 

El pasado 7 de junio se celebró el “Día de la Libertad de Expresión”, muchos políticos y funcionarios aprovecharon la conmemoración para felicitar o convivir con el gremio, cosa que se agradece, pero como dice el dicho “nunca falta el prietito en el arroz”.

Y en este caso, fue la presidenta estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Socorro Quezada Tiempo, quien ha perdido ya toda proporción y sólo espera que concluya su periodo al frente de este instituto político, para seguir los pasos de su líder y mentor, el senador Luis Miguel Barbosa.

Resulta que Quezada Tiempo,  festejó el día de Libertad de Expresión con los medios del Valle de Serdán,  justamente con sensura y sin libertad para poder cuestionarla y con el clásico “no más preguntas”, no permitió que los reporteros pudieran cuestionar a la también diputada.

La dirigente estatal y legisladora local, perdió toda proprción de la realidad y le guste o no, los reporteros estamos obligados (es nuestro trabajo) a pregunatr y cuestionar, a pesar de que su partido haya pagado el desayuno.

Los representantes de la región, pudieron constatar la actitud de una mujer que sabe que está perdiendo el poder y que pornto, muy pronto, dejará de vivir de las prerrogativas del PRD y será una  perredista mal vista por sus propios correligionarios.

Aquí la historia completa de lo que vivieron los compañeros reporteros, de acuerdo a lo que escirbió el corresponsal del Sol de Puebla:

“Convocó a los medios de comunicación locales para ofrecerles un desayuno con motivo del día de la libertad de expresión, pero durante el evento calló al menos a dos comunicadores cuando intentaron hacerle preguntas”.

“El hecho incomodó a los informadores que no esperaban la reacción de la dirigente estatal ante el rechazo de ahondar en sus entrevistas.”

“Mientras los periodistas esperaban más respuestas, dijo: “ya no más, organicémonos primero”, lo que desconcertó a los allí reunidos, porque fueron convocados a celebrar el Día de la Libertad de Expresión”.

Así, las incongruencias de Doña Socorro, que pena por el partido que representa y que pena por los compañeros de la región de Ciudad Serdán.