En las próximos horas empresarios de Teziutlán buscarán al gobernador Antonio Gali Fayad con carácter de urgente, ante el incremento de los índices de inseguridad que se han registrado en las últimas semanas.
Los robos a tiendas y comercios, el robo a casa habitación, los asaltos a transeúntes y sobre todo el aumento en secuestros, prenden nuevamente los focos rojos en la denominada “La Perla de la Sierra”.
Nada tranquilo debe estar el edil Antonio Vázquez y mucho menos su Partido Acción Nacional, ya que también en este municipio, al igual que en otras partes del estado, la inseguridad es el principal problema social de la población, target, que en época electoral es “oro molido”, para sus opositores.
El secuestro a empresarios y comerciantes, (12 en lo que va la gestión de Toño Vázquez), el más reciente ocurrió hace un par de semanas, cuando  Olga González fue privada de la libertad cuando salía de Plaza Crystal.
De acuerdo a medios locales de Teziutlán, los doce casos se registraron en los dos últimos años, en 2016 se perpetraron 7 y en este 2017 van 5, de todos ellos solo se denunciaron tres. Las cifras de los rescates que exigieron los secuestradores oscilan de entre dos y cinco millones de pesos y en la mayoría de los casos se pagaron tras varios días de negociación.
Los plagios denunciados son de 2016 y se registraron en los meses de febrero, agosto y noviembre y las víctimas fueron el empresario hotelero Benjamín González del que hasta el momento no se tienen noticias de él. En agosto fue privado de su libertad el empresario Miguel Mora Márquez pero una semana después fue rescatado con vida en Atzalan, Veracruz, donde la policía ministerial de aquel estado logró la detención de Julio Alberto “N” alias “El Chiquis”, presunto líder de una banda de secuestradores que opera desde Morelos. En noviembre de 2016 la víctima fue Baraquiel Luna, quien fue rescatado con vida en Tlapacoyan, Veracruz.
Este último acontecimiento fue la “gota que derramó el vaso”, para los empresarios vuelvan a levantar la voz ante las autoridades correspondientes, de ahí, que desde la semana pasada han buscado ya una nueva reunión con el primer mandatario Tony Gali.
La falta de tacto, de esfuerzo, de estrategias y sobre todo la soberbia del presidente municipal por atender esta problemática, serán una piedra en el zapato para el PAN y para su candidata, la diputada de Xiutetelco, Corona Salazar.