La Batalla por LA se intensificó sobre el campo. Luego de que jugadores y coaches debieron separar tres instancias de riña durante una sesión de dos horas entre ambos equipos el miércoles en UC Irvine.

Por segunda ocasión en cinco días los dos equipos compitieron frente a frente. El miércoles las cosas se calentaron cuando el esquinero de los Rams, Trumaine Johnson, se molestó luego de un empujón posterior al silbato cortesía del receptor abierto de los Chargers, Dontrelle Inman, cuando un pase de Philip Rivers pasó por arriba de la cabeza de ambos.

Johnson se quitó el casco e intentó golpear a Inman, quien todavía portaba el suyo. El esquinero de los Rams, Nickell Robey-Coleman, corrió al campo para defender a su compañero de equipo, empujando a Inman al suelo.

El receptor de los Chargers, Keenan Allen, corrió entonces campo abajo y derribó a Robey-Coleman, iniciando una pelea.

El receptor de los Chargers, Jamaal Jones, se involucró en una pelea con el esquinero de los Rams, E.J. Gaines, unos minutos más tarde, y eso hizo que los equipos volvieran a enfrentarse.

Gaines no había terminado, dado que luego se involucró en un altercado con el ala defensiva de los Chargers, Chris McCain, durante un ejercicio de equipos especiales.