Al Ejército Mexicano no le corresponde llevar a cabo actividades cívicas en las escuelas, medida la cual se habla, podría formar parte de las acciones que aplicaría el Gobierno Federal, para inhibir la comisión de delitos, particularmente, el robo de combustible, advirtió Juan Luis Avendaño Hernández, director del Departamento de Ciencias Sociales, de la Universidad Iberoamericana Puebla.

Hizo ver que la educación básicamente atraviesa por dos grandes actores: las familias y las escuelas, así que es necesario que los planteles recuperen el papel educador en civismo y ética, es decir, la intervención de las personas en la vida pública.

El también politólogo, asentó que todo ello resulta fundamental, en las escuelas no se puede establecer esa responsabilidad, los gobiernos deben darle a las escuelas el papel que merecen.

Sostuvo que lo que tiene que suceder, es que además de civismo, se debe brindar educación en ciudadanía, contenido de aprendizaje transversal que pasa todas las materias y los proyectos.

“Es como si el Ejército ahora fuera la respuesta para todo, si no funcionan  lo policías, que sean los militares, si no funcionan los maestros, que sea el Ejército, definitivamente no es una propuesta razonable”.