El Congreso del estado aprobó el inicio de procedimiento de determinación de responsabilidades en contra del ex edil de Puebla, Eduardo Rivera Pérez por no lograr comprobar la aplicación de más de 411 millones de pesos durante su ejercicio fiscal 2013.

Ante este hecho, el ex munícipe fijó su postura y acusó de que el grupo de neopanistas esta orquestando una represión política en su contra, por que él representa un riesgo para el proyecto político personal del actual gobernador poblano. Asimismo, afirmó que existe la certeza y que todos sus funcionarios actuaron conforme a la ley, sin embargo, dijo que esperará la notificación del legislativo para conocer el motivo del IPADR. Abundó que esta afrenta de los disputados es una “clara persecución política, que atenta sus libertades de expresión y sus derechos políticos.

Rivera Pérez, presumió que la acción en su contra desde el Congreso es una represión, por no coincidir con posturas y trabajo político de un grupo de panistas afín a la administración estatal. “A mi no me van a doblar, yo he decidido desde hace mucho tiempo, estar a favor de la transparencia y no tengo nada que ocultar.

A mí me tocó elaborar un proyecto de alternancia con el actual gobernador, le abrí las puertas del partido y así me paga”. Durante estas aseveraciones, el panista estuvo acompañado de sus ex colaboradores y actuales regidores del ayuntamiento de Puebla, además valoró los 9 votos en contra de la fracción del PRI, a este IPADR que le abrió el Congreso.