Jesús llama a seguirlo con los hechos y no con las palabras, él no pide que lo contemplen en los cuadros o las fotografías.

Al celebrar la misa del Domingo de Ramos en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco advirtió que Jesús no era un “profeta new age”, un “vendedor de humo” o un “sembrador de falsas ilusiones”.

Ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro, el Papa encabezó la tradicional bendición de las Palmas y los ramos de olivo. Con una palma en la mano presidió la procesión desde el centro de la explanada vaticana hasta el atrio de la basílica.

Luego, durante el sermón de la misa, sostuvo que Jesús llama a seguirlo con los hechos y no con las palabras, él no pide que lo contemplen en los cuadros o las fotografías, ni tampoco en los videos que circulan por internet.

Aseguró que él está presente en el próximo, en aquellos que sufren a causa del trabajo esclavo, por los dramas familiares, las enfermedades, la guerra y el terrorismo, por culpa de los intereses que mueven las armas y dañan con ellas.

“Hombres y mujeres engañados, pisoteados en su dignidad, descartados…. Jesús está en ellos, en cada uno de ellos, y con ese rostro desfigurado, con esa voz rota pide que se le mire, que se le reconozca, que se le ame”, apuntó.

“Pero este Jesús no es un iluso que siembra falsas ilusiones, un profeta ‘new age’, un vendedor de humo, todo lo contrario: es un Mesías bien definido, con la fisonomía concreta del siervo, el siervo de Dios y del hombre que va a la pasión; es el gran paciente del dolor humano”, añadió.

“Así, al mismo tiempo que festejamos a nuestro rey, pensamos en el sufrimiento que tendrá que sufrir en esta semana: en las calumnias, los ultrajes, los engaños, las traiciones, el abandono, el juicio inicuo, los golpes, los azotes, la corona de espinas… y en definitiva al vía crucis, hasta la crucifixión”, siguió. (Con información de MVS Noticias).