La noche del jueves al viernes explotaron tres bombas caseras en distintas iglesias de Santiago (Chile) a pocas fechas de que el papa Francisco visite ese país sudamericano, una gira en la que también viajará a Perú.

En uno de esos templos encontraron un panfleto impreso con amenazas directas contra el líder de la Iglesia católica y “todo religioso y predicador”, con frases como “atacaremos con el fuego del combate haciendo explotar su asquerosa moral” o “¡Papa Francisco, las próximas bombas serán en tu sotana!”.

Ese texto concluía con peticiones de libertad para todos los presos políticos del mundo y Wallmapu, como se conoce al territorio que han habitado históricamente los mapuches.

Denuncia y sospecha

El Gobierno chileno presentará una denuncia por esas agresiones a través de la Subsecretaría del Interior. Su titular, Mahmud Aleuy, declaró que “en Chile hay personas religiosas que tienen derecho a manifestarse adecuadamente” y aclaró que los edificios sufrieron daños menores, informó el medio RT.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, subrayó que “en democracia la gente puede expresarse mientras lo haga de manera pacífica y adecuada”, según reseña el portal 24horas.

Si bien los panfletos hacen referencia a organizaciones mapuches, están firmados por un colectivo desconocido hasta estos momentos y la mandataria opina que eso “es muy extraño”.

(Con información de RT)