Ante la incapacidad que asumen las autoridades estatales y particularmente la de esta esta capital, encabezada por el alcalde Luis Banck Serrato, la cual va de la mano de la  negligencia y opacidad con la que actúan las autoridades en materia de seguridad, ha dado paso a que los índices de violencia e inseguridad en Puebla hayan crecido de manera desmedida en Puebla en los últimos meses.

Así lo señaló el legislador federal Alejandro Armenta Mier, quien ejemplificó que tan solo en el primer cuatrimestre del año, el robo común fue el delito más cometido con 9 mil 57 casos.

Al presentar un decálogo en materia de seguridad, realizado por un grupo de investigadores encabezado por Rubén Darío Corona, sostuvo que la entidad atraviesa una crisis en materia de seguridad pública con una ola de delincuencia que incluye que de los 433 mil 385 delitos cometidos en el país, en el primer trimestre de 2017, 12 mil 357 corresponden a Puebla.

Acusó también que los delitos de alto impacto en el estado de Puebla incrementaron en un 16.1 % en el primer trimestre del 2017: robos con violencia, robos en carretera, homicidio, violación, secuestro en comparación con el mismo lapso del año pasado.