Ismael Ramírez/Síntesis

Emilio José Baños Ardavín, rector de la Upaep, afirmó que el homicidio de Manuel Hernández Pasión, presidente municipal de Huitzilan de Serdán, representa un  caso más en las estadísticas de Puebla, que reflejan que ya no es un estado seguro, y citó  los casos de los estudiantes de la institución, Mara Fernanda Castilla y Rafael Alfaro, quienes también fueron asesinados.

Hizo ver que ante este escenario de inseguridad, urge a robustecer los esquemas de seguridad como de procuración de justicia, pues a pesar de aplicar medidas, las cuales han sido insuficientes para atacar los delitos del fuero común.

En este sentido, sostuvo que la inseguridad es un tema que debe ocupar a los ciudadanos y a las propias autoridades, destacando el hecho de que en menos de medio año, la universidad fue marcada por estos actos violentos, con los asesinatos de Rafael Alfaro y Mara Fernanda Castilla.

 “No nos queremos acostumbrar a escuchar estas noticias, necesitamos ser mucho más audaces, existen condiciones que presurizan este ambiente y al que tenemos que responder como sociedad y gobierno y es un síntoma más de este deterioro que vivimos y habrá que esperar cuáles fueron las causales, una vida humana es una perdida que no podemos dejar pasar ni dejar de mirar la graveda”.