Científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos corrigieron hoy sus proyecciones para la actual temporada de huracanes 2017 en el Atlántico, Golfo de México y el Mar Caribe y ahora prevén que sea “extremadamente activa“.

La temporada que inició el pasado 1 de junio y corre hasta el 30 de noviembre probablemente terminará con un promedio por encima de la media de 14 a 19 tormentas con nombre.

Funcionarios del NOAA dijeron que el número de huracanes, entre 5 y 9, para la temporada 2017 permanece sin cambios.

Foto del Huracan Katrina antes de golpear Nueva Orleans, 2005.

Las aguas del Atlántico tropical tiene una temperatura de entre 0,5 a 1,1 grados celsius, más caliente de lo normal, lo que puede estimular el desarrollo de huracanes, dijo en una teleconferencia Gary Bell científico líder en el Centro de Predicción del Clima de Estados Unidos en College Park, Maryland.

“La temporada tiene el potencial de ser extremadamente activa y podría ser la más activa desde 2010″, según el informe de la NOAA.

Las tormentas tropicales y los huracanes se alimentan de las aguas cálidas. “No son las temperaturas del agua más elevadas registradas, pero ciertamente son suficientes”, señaló Bell.

¿POR QUÉ ESTÁ PASANDO ESTO?

En parte atribuyen esta situación al fenómeno de El Niño, que tiende a prevenir la intensificación de tormentas atlánticas, no se formará en el Pacífico ecuatorial como esperaban en sus proyecciones de mayo pasado.

El Niño, marcado por un calentamiento en el Pacífico ecuatorial, puede tener una gran influencia en las tormentas del Atlántico. El fenómeno aumenta la cizalladura del viento en el océano más pequeño que puede desgarrar los sistemas tropicales.

Los científicos pronostican ahora un 60 por ciento de probabilidad de una temporada por encima de la normal, en comparación con el pronóstico que se dio a conocer en mayo, que pronosticaba entre 11 y 17 tormentas con nombre.

Hasta el momento se han formado seis tormentas en lo que va de la temporada, la última de ellas está activa, Franklin, la cual tocó tierra en México en dos ocasiones, como tormenta y como huracán, actualmente perdió fuerzas pero está provocando lluvias torrenciales en el país.

(Con información de El Horizonte)