-MIGUEL ÁNGEL ARROYO

Si bien será hasta finales de este mismo año, cuando de manera oficial salga “humo blanco” de la sede de la Diagonal, ello con la venia y bendición del CEN del PRI, este domingo durante la pretensa unción de Juan Carlos Lastiri en la búsqueda de la candidatura de este partido en desgracia, será cuando se darán muchas lecturas de cara al 2018.

Así, este evento organizado por el funcionario federal y que ha sido denominado “Tú decides el PRI que quieres”, el cual por  lo que se ve no solo cuenta con la venia del líder priista en Puebla, Jorge Estefan Chididiac, sino incluso por el propio CEN del tricolor y su cómico dirigente Enrique Ochoa Reza, permitirá al propio Lastiri, mostrar el “músculo” que ostenta al ocupar una relevante cartera en el gobierno federal y por ende, de inmejorables recursos para operar.

Sin embargo, el mismo Lastiri sabe que en el camino le queda alguien que le puede romper su sueño de aparecer en la boleta a la gubernatura y tienen nombre y apellido: Enrique Doger, quien con ese silencio cómplice que le ha acompañado en los últimos meses, lo hace mucho más peligroso a las aspiraciones del oriundo de Zacatlán.

Nombres van, nombres vienen. Víctor Giorgana, Alberto Jiménez Merino, Juan Manuel Vega Rayet, Lucero Saldaña, bueno, hasta Ricardo Urzúa han alzado la mano. Lo cierto es que como diría aquél, solo le hacen al “tipitoche” para ver que les toca y no se queden fuera del pastel.

El retiro de la contienda de Blanca Alcalá, quien se irá en breve como embajadora en Colombia, así como la de Alejandro Armenta, quien es ya parte del proyecto de López Obrador, cierra el abanico a estos dos personajes.

No hay que buscarle mucho. El morenovallismo quiere a Lastiri como candidato del PRI y para ello deberán dejar fuera a Doger. El PRIAN ya trabaja en su escenario. La estrategia es simple: impedir el avance de Morena y en esa tesitura, Lastiri es clave en su proyecto.

Doger no cederá. La candidatura a la presidencia municipal o la senaduría, serán parte de los ofrecimientos y por qué no, las reales pretensiones del hoy delegado del IMSS, pues en ese escenario, la contienda sería para “ganar-ganar”, mientras que en el otro, la gubernatura, el PRIAN parece dispuesto a que sea “perder-perder”…Al tiempo.