El cumplimiento de la promesa de su campaña de trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, una medida largamente buscada por Israel, ha puesto al mundo atento por las futuras repercursiones que esto podría traer en el mundo.

Por años los presidentes estadounidenses habían postergado esta decisión debido a las preocupaciones regionales y el Estado disputado de Jerusalén entre israelíes y Palestinos; ya que ambas partes reclaman la ciudad santa como su capital.

Al hacer pública su decisión, se espera que Trump firme una prórroga para mantener la embajada de EE.UU. en Tel Aviv por otros seis meses.

¿Por qué declarar a Jerusalén capital es un gran problema?

El estado final de Jerusalén siempre ha sido una de las cuestiones más difíciles y sensibles en el conflicto entre Israel y Palestina. Si Estados Unidos declara a Jerusalén capital de Israel, se consideraría un prejuicio en esa cuestión, decidiendo una cuestión que se supone que debe dejarse en las negociaciones y rompiendo con el consenso internacional sobre la ciudad santa.

Reconocer a Jerusalén como capital también mueve a Estados Unidos un paso más cerca de la reubicación de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, lo que se consideraría como un cimiento de la soberanía israelí sobre la ciudad.

¿Cómo se movería la embajada?

Logísticamente, mover la embajada a Jerusalén podría ser muy simple.

El verdadero problema es que al mover la embajada corre el riesgo de desencadenar crisis diplomáticas con los Estados árabes que podrían incluir protestas generalizadas fuera de las oficinas diplomáticas de Estados Unidos en esos y otros países.

Las ramificaciones de un movimiento de la embajada se sentirían lejos de Jerusalén. Revertiría 70 años de consenso internacional, y, según muchos, sería una señal efectiva del fin de las acciones para lograr la paz entre israelíes y palestinos.

A picture shows the exterior of the US embassy in Tel Aviv on December 6, 2017.  President Donald Trump is set to recognise Jerusalem as Israel's capital, upending decades of careful US policy and ignoring dire warnings from Arab and Western allies alike of a historic misstep that could trigger a surge of violence in the Middle East. / AFP PHOTO / JACK GUEZ        (Photo credit should read JACK GUEZ/AFP/Getty Images)
Así se ve la embajada de EE.UU. en Tel Aviv. (JACK GUEZ/AFP/Getty Images)

¿CÓMO LLEGARON LAS COSAS A ESTE PUNTO? UN POCO DE HISTORIA…

El plan de partición de las Naciones Unidas elaborado en 1947 consideraba a Jerusalén como una “ciudad internacional” separada.

Pero la guerra que siguió a la declaración de independencia de Israel un año después dejó a la ciudad dividida. Cuando la lucha terminó en 1949, el borde del armisticio, a menudo llamado Línea Verde porque estaba dibujado con tinta verde, vio a Israel en control de la mitad occidental y Jordania al control de la mitad oriental, que incluía la famosa Ciudad Vieja.

¿Cuándo cambió eso?

Durante la Guerra de los Seis Días de 1967, Israel ocupó Jerusalén Oriental. Desde entonces, toda la ciudad ha estado bajo la autoridad de Israel. La ciudad marca el “Día de Jerusalén” a fines de mayo o principios de junio. Pero los palestinos, y muchos en la comunidad internacional, continúan viendo a Jerusalén Este como la capital de un futuro estado palestino.

¿Quién vive en Jerusalén?

Aproximadamente 850.000 personas viven en Jerusalén, el 37% son árabes y el 61% son judíos, según el Instituto de Investigación Independiente de Jerusalén. La población judía incluye alrededor de 200.000 judíos ultraortodoxos, y el resto se divide generalmente entre judíos sionistas y judíos seculares. Otro 1% son cristianos árabes.

La gran mayoría de la población palestina vive en Jerusalén Este. Aunque hay algunos barrios mixtos en Jerusalén donde viven israelíes y árabes, la mayoría de los vecindarios están divididos.

¿Algún país alguna vez tuvo su embajada en Jerusalén?

Sí. Antes de 1980, varios países lo hicieron, incluidos los Países Bajos y Costa Rica. Pero en julio de ese año, Israel aprobó una ley que declaraba a Jerusalén la capital unida de Israel.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas respondió con una resolución que condenaba la anexión de Jerusalén Este por parte de Israel y la declaró una violación del derecho internacional.

¿Entonces los países retiraron sus embajadas de la ciudad?

Correcto. En 2006, Costa Rica y El Salvador fueron los últimos en retirar sus embajadas de Jerusalén, uniéndose al resto del mundo para ubicar sus embajadas en Tel Aviv.

Respecto a los consulados, algunos países mantienen consulados en Jerusalén, incluido Estados Unidos, que tiene uno en la parte occidental de la ciudad. Otros países, como Gran Bretaña y Francia, por ejemplo, tienen un consulado en la parte oriental de la ciudad, que sirve como la principal representación de sus países en los territorios palestinos.

¿Cuál es la posición de Estados Unidos?

Estados Unidos nunca ha tenido su embajada en Jerusalén. Siempre ha estado en Tel Aviv, con la residencia del embajador en Herzliya Pituach, a unos 30 minutos al norte.

PERO…

En 1995, el Congreso de EE.UU. aprobó una ley que exige que el país traslade la embajada de Tel Aviv a Jerusalén. Los proponentes dijeron que Estados Unidos debería respetar la elección de Israel de Jerusalén como su capital y reconocerla como tal.

 

Y desde ese año, todos los presidentes, Clinton, Bush y Obama, se han negado a trasladar la embajada, citando los intereses de seguridad nacional. Cada seis meses, el presidente ha utilizado la exención presidencial para eludir el movimiento de la embajada.

¿Cómo han respondido los israelíes a esto?

El gobierno israelí elogió la promesa de Trump de cumplir con el traslado de la embajada. El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, ha sido quizás el defensor más abierto, lanzando una campaña pocos días antes de la toma de posesión del presidente estadounidense, instándolo a cumplir su promesa.

¿Y los palestinos?

Los líderes palestinos insisten en que un traslado de la embajada a Jerusalén sería una violación de la ley internacional y un gran revés para las esperanzas de paz.

El presidente Mahmoud Abbas recurrió a otros líderes mundiales, incluidos el presidente de Rusia, Vladimir Putin y el rey de Jordania, Abdullah, para ayudar a Trump a cambiar de opinión.

La Organización para la Liberación de Palestina ha sugerido que consideraría revocar su reconocimiento de Israel y cancelar todos los acuerdos entre israelíes y palestinos, si ocurre el reconocimiento.

De manera más inmediata, existe el temor de que pueda desencadenar una ola de disturbios, tal vez incluso protestas callejeras y violencia, en los territorios palestinos y en todo el mundo árabe.

(Con información de CNN)