Carlos Jiménez Palacios, titular de la Asociación Mexicana de Institutos de Seguros (AMIS)  sostuvo que las empresas del ramo ya no pueden ofrecer sus servicios, ante las elevadas pérdidas que genera este delito, el cual se ha incrementado en un 57 por ciento en los tres últimos años en Puebla.

Luego de asentar que el robo de vehículos, tanto particulares como de carga en Puebla son realmente alarmantes, suceso que incluso no se registra en ningún otro estado del país, destacó que el problema se agudiza si se toma en cuenta que 6 de cada 10 unidades en la entidad no cuentan con seguro.

Citó que la cifra ya resulta preocupante, pues se estima que en los tres últimos años –del 2015 al 2017- el robo de vehículos en Puebla se disparó hasta en un 47 por ciento, estadística que revela que el robo de autos en el 2015 pasó de 2 mil unidades a 4 mil 327 el año pasado.

También destacó que  en el caso de la recuperación de unidades, las estadísticas también resultan preocupantes, pues mientras en el 2015 se lograba con éxito este trabajo en una de cada dos vehículos, la proporción pasó a uno de cada tres en el 2017.

Advirtió que casi la totalidad de los autos y camiones de carga que son robados, son ocupados para la comisión de otros delitos, por lo que evidenció la falta de prevención y persecución de los ilícitos por parte de las autoridades en Puebla.