Chris Froome ha sobrepasado el límite que está permitido del medicamento ventolín en su etapa de Santo Toribio de Liébana en la última Vuelta a España. 

Este medicamento está catalogado como corticoide, producto que figura en la lista de prohibidos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Sólo está permitida bajo ciertas circunstancias y permisos.

De acuerdo con The Guardian, la orina del ciclista contenía salbutamol por encima del límite diario permitido, 1,000 nanogramos por mililitro. Al parecer dichos análisis presentan residuos de salbutamol en una concentración de 2,000 nanogramos por mililitro.

El salbutamol es un medicamento permitido por inhalación a los corredores que lo notifiquen y padezcan de asma (enfermedad para la que está completamente aconsejado). La cantidad permitida añade un efecto anabolizante, es decir; aumenta el potencial. 

Chris explicó que “todo el mundo sabe, sufro asma (…) conozco perfectamente las reglas (…) uso un inhalador para controlar los síntomas, y siempre dentro de los límites permitidos. Mi asma fue a peor según avanzaba la Vuelta y, aconsejado por mi médico, aumenté la dosis”.

Posterior a las noticias recibidas, Froome escribió en su cuenta de Twitter su agradecimiento a sus fans y amigos, que se solidarizaron con el deportista.

Gracias por todos los mensajes de apoyo esta mañana. Estoy seguro de que podremos llegar al fondo de ésto. Desafortunadamente no puedo compartir más información hasta que la investigación esté terminada.