El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, declaró este martes la independencia de esta región española tras el referéndum del 1 de octubre, aunque suspendió sus efectos para abrir un proceso de diálogo con el gobierno Español.

El máximo tribunal de España declaró ilegal el voto del referéndum, bajo la Constitución española.

Puigdemont pidió que el Parlamento suspendiera la declaración unilateral de independencia mientras se realiza un diálogo.

“La única lengua que entendemos dice sí a la independencia de Cataluña. Defiendo el mandato del pueblo de Cataluña de ser independiente”, sostuvo.

El miércoles pasado Puigdemont acusó al rey de no poder sanar las divisiones de España. Según Puigdemont, el rey ignora a millones de catalanes que piensan diferente del gobierno de Mariano Rajoy.

Felipe VI calificó a las autoridades catalanas de “irresponsables” en un pronunciamiento posterior.

Puigdemont apuntó que había un llamado de diálogo en toda Europa y pidió que los ciudadanos siguieran expresándose con respeto.

El presidente de Cataluña manifestó que llegaba al Parlamento no con “una decisión personal ni una obsesión”, sino con “el resultado del referendo del 1 de octubre”.

Con información de Efe y Expansión.