En el complejo mundo de las previsiones climáticas, ese “punto sin retorno”en realidad son múltiples, y en su conjunto pueden provocar que el planeta bascule hacia una situación impredecible.

Algunos científicos, por ejemplo, creen que la superficie del planeta se ha calentado ya excesivamente (1,1º C) en los últimos 150 años y que ello provocará la desintegración de buen parte del hielo en el Antártico, lo que provocará un aumento del nivel del mar de seis a siete metros.

Otros científicos creen que ese umbral es más alto, 1,5º C o 2º C. Pero todos están de acuerdo en que hay un punto sin retorno.

Run Away Global Warming GIF by GIPHY Studios Originals - Find & Share on GIPHY

Rockstrom y otros científicos han identificado hasta una docena de esos “puntos de inflexión”, a los que atribuyen individualmente un umbral de temperatura específico.

Esos datos circulan en la 23ª conferencia del clima de la ONU, que se celebra en Bonn con la asistencia de 196 miembros.

La COP23 termina este viernes y su objetivo es iniciar el diálogo para fijar el reglamento del histórico Acuerdo de París de hace dos años, para mantener el ascenso de la temperatura del planeta por debajo de 2º C.

El peligro, para esos científicos, es que ese cambio definitivo lleve hacia un escenario climático desconocido, cuya duración se medirá en miles o incluso decenas de miles de años.

Un incremento del 1,3º C provocaría la desaparición de la capa de hielo durante el verano en el Polo Ártico, el deshielo de partes de Groenlandia, la pérdida de arrecifes coralinos y de glaciares en las zonas montañosas.