Imagen ilustrativa.

Astrónomos mexicanos descubrieron la galaxia G09 83808, la cual se encuentra a 12.800 millones de años luz de la Tierra. La investigación fue encabezada por Jorge A. Zavala y Alfredo Montaña, del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

Su hallazgo fue llevado a cabo gracias al Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano (GTM), situado en el central estado de Puebla, y al Telescopio ALMA, en Chile.

La luz de G09 83808 proviene de cuando el Universo tenía apenas 900 millones de años, informó este lunes el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT).

“Una galaxia única”

El coautor del estudio Vladimir Ávila-Reese, del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha comentado al Foro que se trata de “una galaxia única” y “la más lejana en su tipo”, de cuya existencia los investigadores no sospechaban.

“Las observaciones de galaxias lejanas en esta nueva ventana del submilimétrico enriquecerán definitivamente nuestro entendimiento de la evolución de las galaxias y la formación estelar temprana en el Universo”, ha señalado Ávila-Reese.

La galaxia fue detectada por primera vez por astrónomos del Reino Unido, utilizando el telescopio espacial Herschel. Pero las imágenes eran borrosas y “casi no dieron información”, según comentó el astrofísico Min Yun, de la UMass Amherst, citado por Europa Press.

Fueron los astrónomos mexicanos quienes confirmaron su existencia, analizaron los datos y la bautizaron.

Jorge Zavala /inaoe.gob.mx

La luz de las galaxias más lejanas que se han observado se generó cuando el Universo tenía cerca de 500 millones de años. Estas galaxias emiten principalmente luz ultravioleta por las estrellas nacientes albergan.

Sin embargo, hay galaxias cuya emisión se da principalmente en longitudes de onda más largas y energías más bajas, como G09 83808. Lo peculiar de esta galaxia es su tamaño, y su tasa de formación estelar es más normal. No habría sido descubierta de no ser porque su luz se amplificó casi 10 veces por un fenómeno llamado lente gravitatoria.

La investigación de los astrónomos mexicanos fue publicada en la revista Nature Astronomy.

(Con información de RT)