Sin presentar pruebas y solo bajo el argumento de que existen antecedentes que podrían confirmar sus acusaciones, el Movimiento Antorchista aseguró que tanto el activista Alonso Aco Cortés, aspirante a la candidatura de Morena a la gubernatura de Puebla así como el párroco Martín Hernández, podrían estar involucrados en el asesinato del edil de Huitizilan de Serdán, Manuel Hernández Pasión.

En encuentro con medios, un grupo de antorchistas, encabezados por Juan Manuel Celis Aguirre y Homero Aguirre, líder estatal y vocero nacional de la organización, respectivamente, calificaron este homicidio, como un crimen político, al cual se debe llegar hasta las últimas consecuencias.

A su vez, exigieron al Gobierno del estado, el esclarecimiento inmediato de este crimen y señalaron que aportarán los datos necesarios para el desarrollo de las investigaciones, incluyendo las presuntas diferencias que su oportunidad, llegó a tener el hoy edil muerto, tanto con el cura, como con el propio Aco Cortés, quien también funge como presidente del Consejo Ciudadano de Huitzilan de Serdán.

En primera instancia, Juan Manuel Celis sostuvo que este asesinato fue una emboscada premeditada por cuestiones políticas, pues incluso acusó que también pusieron en su contra a la iglesia en Huitzilan por parte de un “curita” que llegó a desestabilizar.

Ponderó que el gobernador José Antonio Gali sostendría una reunión con los líderes antorchistas, a quien le pedirán su compromiso para resolver este homicidio, de lo contrario tendrán que tomar otras e incluso se manifestarán diariamente hasta que obtengan una respuesta.