Tras diversas conversaciones sobre la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Estados Unidos, México y Canadá mantienen desacuerdos sobre los asuntos más difíciles antes de la ronda final de negociaciones que se celebrarán en territorio mexicano el próximo mes, informa RT.

Este 5 de febrero, la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, reiteró que las condiciones de EE.UU. —que trata de obligar a incluir más contenido de fabricación estadounidense en los coches o la expiración automática del pacto en cinco años— “no tienen precedente”.

A pesar de los posibles avances en asuntos técnicos, las negociaciones son inseparables de la política. En julio, México celebra sus presidenciales: ese evento acorta el tiempo que queda para alcanzar un consenso y provoca que los líderes mexicanos sean menos propensos a conceder.

NUEVAS OPORTUNIDADES

Mientras Washington trata de imponer sus condiciones en un TLCAN revisado, Ottawa y Ciudad de México tratan de establecer otros pactos comerciales.

De hecho, la semana pasada lograron un pacto con otros nueve países que participan del Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés), del que Trump retiró a EE.UU. el año pasado.

En pasado otoño boreal entró en vigor un acuerdo comercial entre Canadá y la UE, mientras que México espera renegociar un acuerdo semejante la próxima primavera. Además, ambos países participan en la Alianza del Pacífico, otro acuerdo de comercio libre que incluye a Colombia, Perú, Chile, Singapur, Australia y Nueva Zelanda.