Tanto los legisladores federales como locales de cada una de las entidades que resultaron afectadas tras los terremotos del 7 y 19 de septiembre de 2017,  tienen que realizar un análisis real de la cantidad de recursos que se destinarán en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2018 para dar continuidad al proceso de reconstrucción, sostuvo César Bonilla Yunes, vicepresidente del Consejo Nacional de Organismos Empresariales (COE) en Puebla.

En este sentido, consideró que el Poder Legislativo en sus dos órdenes, tiene que hacer un trabajo oportuno para que los recursos sean los necesarios y suficientes y no después tengan que buscar aumentar más algunos impuestos o aplicar nuevos impuestos con el afán de recaudar recursos para dar atención a los damnificados.

Al mismo tiempo, hizo un llamado a los diputados a que recorten sus propios gastos como los pagos de uso de telefonía celular, el pago de gasolina, así como los seguros de gastos médicos mayores, el exceso de personal en nómina, y los viajes de turismo legislativo a otros países (de los cuales por cierto ni siquiera hay resultados reales).

Pidió que esos recursos se destinen a quienes enfrentan situaciones de desventaja o desgracia en entidades como Oaxaca, Chiapas, Puebla, Morelos y la propia Ciudad de México.

No dejó de mencionar que los diputados también tienen que trabajar en establecer ciertos esquemas o candados para evitar que se den actos de corrupción o enriquecimiento de grandes empresas o emporios constructores, propiedad de amigos de funcionarios públicos