Hasta el 42 por ciento de los aspirantes a convertirse en consejeros ante la junta local del Instituto Nacional Electoral (INE) en Puebla, no cuentan con la probidad que los respalden, pues ostenta algún tipo de relación con el sistema político, particularmente con el PRI o bien con la administración del ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Las asociaciones civiles “Todos para Todos” y “Alternativa Social”, en voz de sus representantes, Violeta Lagunes y Ricardo Jiménez, respectivamente, acusaron que ante este escenario, no existe la certeza de que haya imparcialidad en el proceso electoral del próximo año y que arranca en noviembre venidero.

Así, urgieron a establecer una reforma constitucional que permita la creación de una nueva Ley Electoral, dado que la integración de los órganos electorales, son a modo, tanto del PRI como del propio ex mandatario poblano.

“Esta complicidad para que la institución quede integrada con personas afines a ellos, no es otros cosa que tomarle el pelo a los ciudadanos, es necesario que se elijan a perfiles con vocación de servicio y no que respondan a intereses de estos dos frentes”.